Trols Escandinavos, Trols Cibernéticos y Trols Litigantes ¿Sabe usted distinguirlos?

 

Según la mamá de todas las tareas y trabajos universitarios (Wikipedia), un trol (del nórdico troll) es un temible miembro de una mítica raza antropomorfa del folclore escandinavo. Su papel en los mitos cambia desde gigantes diabólicos —similares a los ogros de los cuentos de hadas ingleses— hasta taimados salvajes más parecidos a hombres que viven bajo tierra en colinas o montículos, inclinados al robo y el rapto de humanos.

 

Hoy en día, hablar de trols, si bien puede resultar espeluznante, poco o nada tiene que ver con esas criaturas míticas escandinavas. En la actualidad, hablar de “trolls” o “trols” puede tener hasta cuatro diferentes contextos, tres de ellos ampliamente conocidos y el cuarto es invención mía (o tal vez “predicción”).

 

TROL DE INTERNET.- Wikipedia describe a este término como “una persona que sólo busca provocar intencionadamente a los usuarios o lectores, creando controversia, provocar reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los temas de las discusiones, o bien provocar flamewars, enfadando a sus participantes y enfrentándolos entre sí. El troll puede ser más o menos sofisticado, desde mensajes groseros, ofensivos o fuera de tema, sutiles provocaciones o mentiras difíciles de detectar, con la intención en cualquier caso de confundir o provocar la reacción de los demás.”

 

Para mi, más que “trol de internet”, esta figura debería llamarse “trol de redes sociales”, pues es en ellas en donde estos individuos son más prolíficos y populares. Particularmente en Twitter, los #trolls gozan de tremenda notoriedad. Escudándose la mayoría de las veces en cuentas anónimas o falsas identidades, los #trolls twitteros se regocijan causando controversia entre los usuarios de esta red social, burlándose de personajes públicos (artistas, políticos, empresarios), molestando a usuarios que gozan de cierta fama (“celebridades twitteras”), o simplemente ofendiendo a empresas, marcas o usuarios que les caen mal (compañeros de escuela, trabajo, familiares, ex-parejas, etc.) Obviamente los trolls no solo existen en Twitter, pueden tener presencia en Facebook, blogs y comunidades de usuarios (foros de discusión).

 

TROLS DE PATENTES.- Son aquellas empresas, en la mayoría de los casos creadas especialmente para administrar portafolios de patentes, que se dedican básicamente a: (1) presentar aplicaciones de patentes, (2) licenciar patentes, (3) administrar patentes y, desde luego, (4) litigar patentes. Es este último componente el que les da el carácter de “trolls de patentes”. En reiteradas ocasiones, grandes competidores del mercado del comercio electrónico, las tecnologías de información y los dispositivos electrónicos móviles han sido acusados de ser o comportarse como “trolls de patentes”, entre ellos Amazon, Apple y Microsoft. Esta actividad acuña también de cierta manera el término “guerra de patentes”, magistralmente explicado por una sencilla infografía que pueden consultar en: http://www.businessinsurance.org/patent-wars/.

 

TROLS DE DERECHOS DE AUTOR.- Los “copyright trolls” guardan gran similitud con los trolls de patentes, pues hacen casi lo mismo pero en el ámbito de los derechos de autor. Grandes periódicos estadounidenses, o entidades como Righthaven LLC, se han ganado este “mote”, por sus continuas amenazas y demandas a blogueros por copiar contenidos de sus portales de noticias. La Recording Industry Association of America (RIAA) y el U.S. Copyright Group (USCG) son conocidos por demandar a cientos o tal vez miles de fans de la música y los videos por usar tecnología peer-to-peer  para compartir archivos con muchas personas, provocando la descarga ilegal de obras protegidas (canciones, videos, videojuegos, películas, etc.)

 

Finalmente vienen los trols que pronostico empezarán a surgir en el 2012 en México:

 

TROLS DE DATOS PERSONALES.- A partir del 6 de enero de 2012, todo titular de datos personales podrá ejercer sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) frente a los particulares o responsables que usen dichos datos. Si bien la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares y su Reglamento no prevén ningún tipo de compensación económica (reparación del daño) para aquellos titulares que se vean afectados por un tratamiento inadecuado de sus datos personales, es conocido por muchos que las multas por incumplimiento de esta ley pueden llegar hasta los $36 millones de pesos. Este puede ser motivo suficiente para que tanto titulares inconformes como competidores sin escrúpulos busquen promover ante el IFAI el inicio de procedimientos de verificación o de protección de derechos, con el fin de molestar a particulares o responsables del tratamiento de datos personales, o tal vez buscando algún tipo de compensación monetaria fuera del procedimiento.

 

Después de leer este breve artículo espero que usted sea capaz de distinguir a los clásicos trols escandinavos, de los modernos trols cibernéticos y trols litigantes… ¡uno nunca sabe con quién se puede topar!

 

Publicado originalmente en: http://www.empresasydinero.com/trols-escandinavos-trols-ciberneticos-y-trols-litigantes-¿sabe-usted-distinguirlos/