#MesíasDigitales

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española nos indica que “Mesías” significa (entre otras cosas): “Sujeto real o imaginario en cuyo advenimiento hay puesta confianza inmotivada o desmedida”. Otros diccionarios definen al mismo término como “Persona en quien se confía ciegamente y a quien se espera como libertadora o redentora”. Hoy, gracias al desmedido crecimiento de las redes sociales, se han creado falsos profetas a los que yo he optado por llamar #MesíasDigitales.

 

Pero… ¿qué o quiénes son los #MesíasDigitales? Básicamente se trata de personas que cuentan con las siguientes características:

  • Gozan de cierta popularidad en redes sociales;
  • Dicha popularidad esta regularmente asociada al gran número de “followers” que tienen en twitter, o “fans” en una página de facebook;
  • Su popularidad es percibida y ejercida usualmente en cierto grupo de personas. Son populares en un determinado segmento de la población digital:
    • gente que tiene cierta preferencia política, religiosa o social
    • personas con cierta especialidad profesional u oficio
    • individuos que comparten ciertos gustos o aficiones

 

(Hasta aquí todo marcha bien, pero los problemas surgen a continuación…)

 

  • Crean su popularidad (se hacen de una masa crítica de seguidores) convirtiéndose en “porros digitales”, lanzando críticas desmedidas – con o sin fundamento –, en contra del gobierno.
  • Sin que nadie se los requiera y sin representación legítima, adoptan posiciones de “defensores de los internautas”, abanderando siempre causas polémicas en contra del gobierno y de la industria.
  • Suelen promover entre sus seguidores ideas anárquicas:
    • “Internet nació libre y así debe permanecer; ¡no a la regulación!”
    • “Puedes copiar todo lo que quieras, bajar todas las canciones que quieras… copiar no es robar, ¡es compartir!”
    • “Las leyes inhiben el acceso a la cultura, ¡no a la propiedad intelectual!
  • Ante el mínimo intento de regulación o acción legal para regular cualquier cosa relacionada con el entorno digital, esgrimen reiteradamente argumentos como si fueran escudos impenetrables:
    • “Es ley mordaza, ¡viola nuestros derechos de libertad de expresión!”
    • “¡Pone en peligro nuestra privacidad!”
  • Crean, dirigen y organizan grupos facciosos que tienen amplias capacidades mediáticas.
  • Aplauden actos criminales realizados por hackers o hacktivistas en contra del gobierno y de la industria.
  • Estratégicamente se asocian o buscan alianzas con personajes bien posicionados en áreas o industrias clave, principalmente los medios de comunicación, la academia y la política.
  • Creen firmemente que solo ellos dicen la verdad, solo sus interpretaciones son válidas; cualquier comentario en contra carece de toda lógica.
  • Si algo anda mal, invariablemente la culpa es del gobierno y/o de la industria, jamás de los internautas.

 

A pesar de que parte de las causas que puedan perseguir estos #MesíasDigitales, y parte de sus argumentos puedan ser lógicos, razonables o justificables, la manera en cómo actúan y las acciones que promueven para la consecución de sus objetivos, suelen restarles credibilidad y respeto.

 

Propuestas de leyes como SOPA y PIPA, y tratados como ACTA, sin duda tienen excesos que pueden vulnerar derechos de usuarios, y también pueden poner en riesgo el futuro de internet. Sin embargo, promover la piratería en la red de manera flagrante y descarada, no nos llevará a ningún futuro prometedor. Todo exceso es nocivo por naturaleza.

 

Estimado lector, porque respeto su intelecto, no le voy a decir qué está bien ni qué esta mal. Estoy seguro que usted tiene la capacidad de tomar sus propias decisiones de manera informada, racional e independiente.

 

Originalmente publicado en: http://www.empresasydinero.com/mesiasdigitales/

 

Image: farconville / FreeDigitalPhotos.net